"Impunidad Psicológica"

Como psicóloga, pongo mis conocimientos al servicio de mis pacientes, por lo tanto, daré voz a los que sufren en silencio.
M. Carmen Álvarez Lois.

Impunidad psicológica:
Impunidad es un término que se refiere a transgredir la ley creada por los hombres. Sin embargo, se habla poco de la "impunidad psicológica". Es aquella ejercida de infinidad de formas y que se esconde tras una fachada de dignidad que nada tiene que ver con la apariencia mostrada.
Es un tipo de conducta que se oculta tras un ego de dimensiones patológicas y que lleva a utilizar a las personas "que considera vulnerables" como peones, manejándolos a conveniencia.
Son maestros del engaño, de la mentira, se victimizan y siempre será la "persona objetivo en turno", la culpable.
Hábiles en la manipulación, utilizarán todo su encanto cuando les conviene y posteriormente desechan, con el descaro propio del que se reviste "de impunidad".
Lo más llamativo, quita el derecho a expresarse y neutraliza a gritos. "Solo yo soy dueño absoluto de la verdad y tu vida vale menos que la mía".
Creen que la única forma válida de vivir es la suya y cuidado si no encajas en sus expectativas.
Tratará con el mínimo respeto al otro o le ignorará de la manera más desconsiderada e injusta.
Intenta ser popular y reconocido, por lo cual a los que considera importantes les rendirá pleitesía y los amigos de estos, serán, según este, sus amigos.
En torno a ellos crean un caos, viven buscando formas de hacer daño "a la persona en turno". Intentará demostrarle que bien sea por su procedencia, su manera de ser, de comunicar o sus vivencias, es inferior.
Crea discordia, no puede ver que otra persona esté bien, o sea exitosa, necesita destrozarla.
Se considera tan superior, que solo refleja sus carencias.
Todo esto encaja en los términos de bullying, violencia de género, discriminación etc.
Siempre existieron y existirán, son incapaces de sentir amor, compasión o empatía.
Lo más lamentable, continuarán haciendo daño, o esa es su intención porque consideran que vinieron al mundo con el carnet de "Impunidad Psicológica".
M. Carmen Álvarez Lois.

"Avanzamos"

Cuando somos jóvenes esperamos y necesitamos grandes cosas y acontecimientos para sentir que avanzamos. Posteriormente y en la medida que cumplimos años, aprendemos que cada paso que damos significa avanzar, puede ser que en ocasiones no sea en la dirección correcta y aun así, avanzaremos; sabremos que esa dirección no debemos tomarla nuevamente y que si lo hacemos, conocedores ya de las consecuencias, podremos tomar las medidas para que esta vez, el avance sea en positivo.

Alegrémonos de continuar tomando decisiones que nos llevan a tomar caminos, como escribió Antonio Machado: "caminante no hay camino, se hace camino al andar........"

M. Carmen Álvarez Lois.

Psico Noús.

En la vida no hay una regla para vivir que aplique a todas las personas en general. ¿Por qué algunos pretenden que los demás vivan de acuerdo a su propio criterio? No somos corderos en un valle guiados por un pastor. El que decida vivir de esa manera, es su problema, no entraré a opinar sobre ello. La experiencia me ha enseñado a no inmiscuirme en aquello que no me afecta, ni atañe; ello me da la potestad de exigir que se haga lo mismo conmigo.

M.C.A.L.

Psico Noús.

"Las aspiraciones".

Es muy positivo tener metas en la vida, objetivos, aspiraciones; ello nos brinda el impulso para explorar, aprender y perseverar. El inconveniente viene cuando esas metas se escapan a nuestra propia realidad. No se puede pretender ser un gran bailarín, por poner un ejemplo, si tengo un permanente dolor en un pie. Ni se puede involucrar en nuestras aspiraciones a terceros si de ello depende el sentirnos triunfadores, seguramente tendrán las suyas propias. Nuestras metas deben ser realistas, ello nos asegura el poder cumplirlas. Cuantas personas se consideran inútiles o fracasadas por reiterados intentos en lograr aquello que han conseguido otros.

Por ejemplo, puede sentirse tan plena y satisfecha una persona (hombre o mujer) que se dedica al cuidado del hogar y que en su cotidianidad va realizando pequeños progresos para el bienestar propio y de su familia, como otra que tiene la dirección de una gran empresa y goza de gran reconocimiento. Se trata de hacer introspección, conocerse y saber qué es lo que realmente necesitamos y deseamos. Esta es una de las maneras de “evitar la ansiedad” y en algunos casos “la depresión”.

M. Carmen A. L.

Psico Noús.

"UN CUENTO SOBRE EL RESPETO A LOS DEMÁS"

Un cuento sobre el respeto a la vida de los demás.

Había una vez, una persona que se va introduciendo en la vida de otra con astucia incomparable. Con esa maestría y audacia que otorga la experiencia en ello. Se va ganando su confianza y cariño, hasta que logra que esta le brinde información que jamás había dado a nadie más. Cuando logra su cometido, empieza a mostrarse despreciativa, a poner defectos a esta persona que antes, vivía tranquila sin su presencia y que ahora la integró como parte de su vida.

Con sus comentarios soeces y chabacanos, con pretextos infantiles y hasta conductas discriminativas y desconcertantes de todo tipo, intenta minar la autoestima de quién tan solo le entregó su amistad sincera y le ha cuidado con respeto y dedicado tiempo.

Esta persona pretendía que jamás se le cuestionara nada, que se aceptara todo cuanto decía, sin darse cuenta que su conducta no hacía más que generar dudas y que al igual que la “persona experta” como se creía, exigía respuestas y las recibía, la otra también las necesitaba y tenía derecho a recibirlas, porque ella siempre las brindó. Lejos de aclarar lo que se le preguntaba, neutralizaba al otro cortando de manera poco educada, la conversación, la comunicación. Conducta propia de una “niña mimada”, pero siendo ya una adulta entrada en años.

Así, de la misma forma como se introdujo en la vida de esta persona, ahora sale. Sin dar una explicación razonada, con la cobardía propia del que se maneja por la vida a través del engaño y dando muestras de una cobardía incomparable. Haciéndose la ofendida por todo, cuando sus ofensas, han sido graves; se le perdona y ha continuado recibiendo la misma amistad.

Poco a poco se aleja, va cortando caminos. ¡Logró su cometido! No repara en el dolor que produce en aquella persona que sin esperarle en su vida, le abrió las puertas de su alma. ¿Qué derecho tenía a entrar sin ser invitada?

Ahora le toca a la siguiente persona, es así como se manejan los egocéntricos, sin piedad, creyéndose dueños absolutos de la verdad. No escuchan, solo su modo de hacer es el adecuado, no miran las circunstancias del otro y lo culpan de cada relación que se termina, aun cuando se le dan todas las oportunidades.

Moraleja: existen lobos disfrazados de corderos, que por su experiencia, saben cómo introducirse en la vida del otro, como si de trofeos se tratase. Uno a uno, le dedica un cierto tiempo y va por el siguiente. Como lo han logrado una y otra vez, continúan con impunidad, sin darse cuenta que el daño que van sembrando es el mismo que están recibiendo. No son felices, realmente, no crean vínculos duraderos y de calidad y tampoco les interesa, pues ello los dejaría totalmente al descubierto y es de lo que huyen. Viven de apariencias y utilizan a los otros para sus “fines” e intereses, algunos de ellos, poco ortodoxos.

Puedes estar bien y de repente aparece alguien como el descrito por este cuento, intentando destrozarte la vida, simplemente porque tienes aquello de lo que ellos carecen y desean hacerte ver otra realidad, para que no des valor a la tuya; “muchas veces un invento que hasta ellos mismos llegan a creerse”.

¿Psicológicamente podríamos decir que son enfermos? Sin duda algo en ellos no está bien, sin embargo, también se niegan a recibir o pedir ayuda, su ego no se los permite. Mas yo agregaría, no todas las personas que hacen daño a otros sufren de alguna patología a nivel psicológico. Créanme, la maldad, ¡existe! Así como la bondad. ¡Algunos individuos, son malos por naturaleza!

Cuídense de esos “lobos con piel de oveja”, porque cuando aparecen llegan para destrozar.

¿Quieren saber cómo defenderse de uno? Enfréntenlo a otro que "este gran personaje del cuento" considere más fuerte en algún aspecto o posea un cierto poder sobre él y entonces los papeles se invierten, ¡se convierte en oveja con piel de lobo! se le olvida que se le ven las patas.

 M. Carmen Álvarez Lois.

 

 

Valorar lo que los demás nos pueden ofrecer, nos asegura una relación duradera. No implica agradecérselo cada día con palabras, son simples actos que hacen sentir al otro que, si hoy tus circunstancias no te lo permitieron, ayer lo hiciste y me hizo bien.

M.C.A.L.

Psico Noús.

¡Qué importante es el respeto! Si no se brinda, no esperes recibirlo.

 ¡No se equivoque por favor, aunque se calle, los malos modos producen desagrado en todos por igual!

M. Carmen A. L.

Psico Noús.

 

  • 25 de Noviembre Día contra la Violencia de Género.

  • ¡Cada lágrima derramada, cada golpe y cada muerte por violencia, nos denigra a todas!

En la añoranza hayamos sentido a episodios de nuestra historia, que creíamos irreconciliables con nuestro presente.

M. Carmen A. L.

Psico Noús.

"El tener la capacidad de compadecerme ante el sufrimiento de alguien que ha intentado hacerme daño, me genera un reconfortante sentimiento de estar en paz conmigo misma".

M. Carmen A. L.

Psico Noús.

El pretender ser considerada la mejor en algo, sería como perseguir una utopía; lo que está bien para unos, no lo está para otros. Sin embargo, cada día intento poner lo mejor de mí en aquello que me resulta importante.

M. Carmen A. L.

Psico Noús.

¿Qué misterioso influjo entraña un libro desgastado por el tiempo? Personalmente, aparte de su contenido, me habla de un pasado, de personas que ya no están y que cada cual sintió e interpretó de distinta forma su lectura, de emociones, de un conocimiento que dio lugar a posteriores descubrimientos. Habla de huellas en sus páginas de seres humanos que vivieron experiencias distintas a las nuestras.

Para mí un libro antiguo significa tomar contacto con el pasado y adentrarme en el enigma de aquellas manos que acariciaron sus páginas.

M. Carmen A. L.

Psico Noús.

En ocasiones las personas utilizan excusas para justificar una conducta hacia otro que no le merece simplemente porque representa algo que le incomoda de alguna manera. Las relaciones se consolidan a través de los años; cuando pasa el tiempo y lo que prima es la negatividad, alejarse es lo más sensato.

M. Carmen A. L.

Psico Noús.

El valor de la amistad.

Con los años vamos aprendiendo quién es realmente un amigo: aquella persona que desea tomar un café conmigo tan solo por verme, conversar y saber de mí sin necesidad de testigos o grupos que le hagan parecer más popular. Amistad no es utilizar al otro como un medio de conseguir ser aceptado. El valor de la amistad no se reduce a complacer las exigencias de personas para las cuales las reglas básicas de las relaciones humanas son circunstanciales. Al final las fiestas, las reuniones, los grupos se terminan y lo que prevalece son los lazos consolidados a través del tiempo con gente que será la misma conmigo tanto si estamos a solas como en compañía de otras personas.

¡Qué reconfortante para el alma es saber que existen, aunque se puedan contar con los dedos de una mano!

M. Carmen A. L.

Psico Noús.

Es cierto que cada persona pensamos de acuerdo con lo que hemos aprendido en el transcurso de nuestra vida. Actuamos según las circunstancias; tratamos a los demás conforme a lo que representen para nosotros y en base a unos principios que nos han sido heredados o bien creados por nosotros mismos. Todo ello va a estar marcado por nuestra propia historia vital. Sin embargo, y es a lo que deseo referirme, permitamos que los momento de esparcimiento, de reunión entre conocidos y amigos, puedan ser agradables. Reflexionemos que el derecho de la otra persona a disfrutar, es el mismo que el nuestro; no propiciemos la presencia de otro para hacerle sentir mal; cada uno ocupamos un lugar en este mundo y en "nuestra parcela" somos amos y señores.

M. Carmen A. L.

Psico Noús.

Una de las cosas más desgastantes que podemos vivir, es el pretender ser otro. El filósofo existencialista Sören Kierkegard (1813-1855) señalaba que la forma más profunda de desesperación es la de aquel que ha decidido ser alguien diferente.

Psico Noús.