18. jun., 2014

Te miran, pero no te ven, te oyen, pero no te escuchan.

Estamos ensimismados.

Si bien es rico cultivar la vida interior, su exceso, permanecer demasiado dentro de la madriguera puede acarrear el acabar siendo poseídos por los fantasmas propios.
Ver noticia completa....